"La tristeza que mora en el corazón del destierro,
nos lleva a algunos de nosotros
a remontar el rio del tiempo,
hasta cuando fuimos felices
en Cordoba y en Toledo"

domingo, 10 de mayo de 2009

Los judíos en Chile

Joaquín Edwards Bello

La Nación , Jueves 3 de febrero de 1949

Los criollos antiguos llevamos una larga y variada geneanología. En la obra Los Judíos en Chile por Günter Bhom, aparece una lista de apellidos judíos. Según dicha lista mi familia es judía por cualquier lado que se le analice; en efecto mi abuela materna era Rozas Pinto; mi madre, Bello Rozas; mi padre, Edwards Garriga y mi bisabuelo materno Andrés bello López. La lista pone por judíos, de origen se entiende, los apellidos Edwards, Bello, Rozas, Pinto, Garriga y López. Antes de continuar por el peligroso sendero debo prevenir al lector. Los judíos de origen español, o sefarditas, expulsados de España en tiempos de Isabel y diseminados por diversas regiones de la tierra, se ufanan de pertenecer a la tribu de Judá, y no reconocen vínculos de familia con los otros judíos de Alemania, de Polonia, de Rusia y demás.

El Sefardita, con algunos millones de judíos mansos que ahora son españoles se diferencian de los otros a causa de su físico imponente, su distinción y su inteligencia. Ni Borbones, ni Habsburgos, podrían alardear de un linaje parecido al de dichos israelitas, en antigüedad y gentil hombría adquirida y pulida en muchas generaciones. Se ha dicho que algunas familias hebreas llegaron a lo que es ahora la Península Ibérica, antes de Cristo. El cuerpo, la fisonomía y el carácter de los sefarditas proviene de la herencia de la raza más sana organizadora y unida de la tierra.

La decisión de los reyes católicos, influidos por el inquisidor Torquemada, no favoreció a España, sino al contrario. Los sefarditas renacieron en las diversas regiones donde fueron aceptados, y su influencia, por amor – odio a España, según Madariaga, sirvió de acicate a los enemigos del imperio castellano. “Los sefarditas, dice Graetz, lo habían perdido todo, excepto su grandeza española y su distinción. Estaban por encima de los demás judíos, en cultura en modales y en valor interno, como se manifestaba en su apostura y lenguaje. Su amor al país (España) era demasiado grande para permitirles el odio a la madre desnaturalizada que los había expulsado. El duque de medina de Rioseco descendiente del judío Mozén Rubí, ayudó a don Carlos II, en sus planes para separar a Flandes y declararle la guerra (Madariaga).

En América los judíos ayudaron a los piratas en sus incursiones contra las colonias españolas. Los judíos portugueses y españoles radicados en Burdeos en 1760, protestaron por la llegada de judíos polacos y alemanes. Voltaire se burló de ellos, y el sefardita portugués Isaac Pinto le escribió aceptando las acusaciones (Madariaga). Los apellidos más corrientes de judíos portugueses y españoles son Álvarez, De Castro, Henríquez, López, Méndez, Pérez, Pereira, Pinto, Santa María. Otros, no tan comunes, son Cáceres, Calle, De la Calle, Reyes y Silva. La vida interior y la religiosidad absorbente de los judíos españoles se ha reflejado sin cesar en el carácter eclesiástico y fanático de los nuevos católicos, provenientes de antiguos convertidos que en España llamaron marranos. Podemos oír todavía sermones poblados de truenos vengadores de indudable origen semítico. Henry Ford, el fabricante de automóviles más conocido del mundo, en su obra El Judío Internacional, juzga con acierto cuando dice: “ El judío se convertía y poco a poco marrano ha judaizado a la iglesia católica que está necesitando una depuración para acercarse al verdadero Jesucristo”. De otra parte, Américo Castro, en su obra, titulada España en su historia, refuerza nuestros apuntes sobre la distinción castellana de los judíos españoles. En una de las páginas de su dilatada y admirable obra nos dice: “El sentimiento de hidalguía y distinción nobiliaria era común en el siglo XV a cristianos y judíos, y acompañó a éstos en su destierro. Más adelante cita a Max Grünbaum: “Quién asista al oficio divino en la espléndida sinagoga portuguesa de Ámsterdam nota la diferencia entre los judíos alemanes y los españoles”. De otra parte, los católicos españoles más severos en la persecución de los judíos fueron los marranos o malsines, entre otros el célebre obispo de Burgos, don Pablo de Santa María, antiguo rabino de la sinagoga, llamado Salomón Haleví o Leví era corriente en las juderías hispano-portuguesas. En la obra titulada El Tizón de la Nobleza se dijo que el Rey Fernando el católico no estaba libre de sangre judaica por la línea materna. Las judías eran bonitas y sus arcas estaban repletas. Conocida es la historia de Susana la hermosa hembra en Sevilla. En 1481 su padre, Diego de Susán, judío, fue quemado vivo. La hermosa hembra se dio a la mala vida y murió en la miseria. La calle en que vivía, se llamó Calle del Ataúd hasta fines del siglo pasado.

La medicina judaica gozó de excelente nombre; los judíos fueron los médicos de los reyes. Maimónides, el Platón Cordobés, sirvió de médico en el palacio de Saladino. Álvaro de Castro era médico de los condes de Orgaz; Judá figuró como cirujano del Concejo de Talavera de la Reina. En el dominio del Sultán de Turquía los hebreos españoles desempeñaron importantes empleos: Elías fue el oculista del último Sultán; de Castro Bey, el cirujano. El año 1270 el Rey Alfonso X, de España, mandó entregar una donación especial al doctor don Abraham del Río. Ningún lector chileno dejará de notar la eufonía familiar de este último nombre. En la obra titulada Historia de los marranos, por Cecil Roth, he leído un párrafo que parece tomado de Las Noticias Gráficas. Dice: “La señora Elvira del Campo fue arrancada de su domicilio y torturada por ponerse ropa limpia y no comer puerco en día sábado”.

El echo no pasó aquí sino en Toledo, y en 1567, poco menos de cuatro siglos atrás.

Los judíos por su religión y por su medicina religiosa, hacían circuncidar a los varones, no comían cerdo, ayunaban y se metían en baños por lo menos dos veces a la semana. Por razones obvias no voy a contar los beneficios que aporta la circuncisión a la salud general del individuo. En la casa real de Inglaterra pagan una renta a cierto médico especialista para que circuncide a los varones de la familia nacidos en Buckingham. Por algo será.

“Quines realmente sentían el escrúpulo de la nobleza de sangre eran los judíos”. Hitler fue un imitador de dicho sentimiento. En la obra titulada Claros Varones, Hernando del Pulgar aseguró que los abuelos del primer inquisidor Torquemada fueron del linaje de los judíos convertidos. El mismo Pulgar se burló del estatuto que hicieron en Guipúzcoa, para que los judíos no pudieran ir allá a casar ni morar, cuando los más enviaban sus hijos para que sirvieran a los judíos de mozos de espuelas, Vizcaya conoció la influencia judaica; por lo mismo, ciertos judíos conversos llevan apellidos vizcaínos. La expulsión de los judíos españoles fue aprovechada por los ingleses. Entre diversos personajes de la City podemos recordar a Antonio Fernando Carvajal y Simón de Cáceres. El primero prestó sus barcos para traer judíos a América; el segundo propuso a Cromwell la conquista de Chile para fundar una colonia anglo-judía. La historia de la familia judía Mendes o Méndez, de origen portugués influyente por sus millones, en Londres, en Italia, en Grecia y en Constantinopla, no cabría en un diario. El apellido López es el más sospechoso de judaísmo en mi familia. La madre de don Andrés Bello se llamó Ana Antonieta López. Me es grato recordar que la madre del celebrado escritor francés Montaigne se llamó Antonia López de Villanueva; era hija de un mercader español y había sido expulsada junto con su padre de Burgos, por la inquisición. Montaigne no la mencionó jamás en sus escritos. Este hijo de madre judía maltratada inició las ideas contra el sistema de expansión española en el “paraíso del Nuevo Mundo”. La tesis de Montaigne, o acusación a España, “por turbar los juegos infantiles de los pueblos idílicos”, sirvió de partida a una generación francesa en su campaña para obtener la independencia americana. Discípulo de Montaigne podríamos llamar Rousseau.

Es muy posible que la madre de don Andrés Bello y el padre don Bartolomé Bello, hayan sido descendientes de judíos emigrados de España. Repito lo primero: los criollos antiguos llevamos a cuestas una larga y variada genealogía. Don Andrés Bello casó en Londres dos veces con enigmáticas damas, cuyos nombres son Mary Ann Boyland la primera Elisabeth Dun, la segunda. Desciendo de la segunda. El apellido Dun es de origen celta. El nombre London proviene Llyn Dun (posición cruzada por agua). Pedí datos sobre las mujeres de don Andrés a Londres ciudad dueña de los archivos más fáciles y rápidos del mundo. No me respondieron de la Embajada. No soy político. Por la misma razón no he “conseguido” teléfono ni soy nadie. Además del apellido DUN podría recordar un surtido de nombres internacionales entre mis ascendientes. No hay razones para afirmar el judaísmo del primer Edwards; es éste un apellido de frondosas ramificaciones distribuidas en todas las tierras y mares del globo. Edwards se llamó el fundador del diario Le Matin de Paris a quien León Daudet apostrofó de manera inolvidable; Epouvantable sacripant, melé de turc et de negrier, dont la progne montre tons les vices tournat dans une sorte d’arrogance. Nacido en Constantinopla, era grande, enorme; había recogido una fortuna nadie sabía como, en el fumier oriental. Regalaba piedras preciosas a las mujeres, fumaba opio y conducía yates sur les bords de la Riviera. Edwards hay en todas partes por docenas. El actual lord civil del Almirantazgo británico, en el régimen laborista es el fogonero de la marina, Walter Edwards. En los Estados Unidos el mejor y más joven de los generales del aire se llama Gen. Ideal H. Edwards. En Adelaida Australia el doctor Edwards ha tenido éxito en curaciones de la locura, mediante la intervención del serrucho. En Increíble pero cierto apareció pocos meses ha una tal Penny Edwards, neoyorkina, que puede dar la nota Fá con la cabeza entre las piernas.

Aparte del Edwards hay en mi familia Martínez de Rozas, pariente del tirano argentino, Pinto, Rozas, Mendiburu, Urrutia y otros por línea materna como Garmendias y Aldurraldes de Mendoza. Por la parte de mi padre cuento con Iribarren, Ossandon, Cepeda y Argandeña, de La Serena. Hay todavía Cepedas, o Zepedas en Andacollo somos parientes. Los Edwards Ossandón entroncaron con toda la gente vieja de su provincia. La señora Zepeda de Videla, de Andacollo, es madrina y abuela de don Gabriel González Videla.

En cierta biografía sintética y flateuse de doña Juana Ross, prima hermana de mi padre, vi que los Edwards Ossandon descienden directamente de don Francisco de Aguirre, los Andia de Irarrázabal, los Bravo de Saravia y los Hurtados de Mendoza. Si me dieran a escoger entre los ascendientes, o me preguntaran a quién desearía parecerme, sin titubear diría: a don Jorge Edwards, el fundador de la familia justiciera, organizadora, recta y juiciosa, condensada en mi padre. Cuando cruzo una calle me parece verle y oírle; “Abre bien los ojos y mira para todos lados”. Gracias a esas pequeñas enseñanzas y rectificaciones estoy en pie y escribo. También quisiera parecerme algo a don Andrés.

No me parece razonable dar por comprobado el judaísmo del apellido Edwards, simplemente porque así dicen aquí. De la misma manera el apellido Ross no fue nunca judío, sino escocés. Un joven premiado en Harward, Maury Austin Bronceen estuvo en Chile para averiguar sobre Balmaceda. Al mismo tiempo visitó el archivo del Banco Edwards. Me aseguró que Edwards no fue judío. Al mismo tiempo procuré demostrarle la inepcia de las leyendas que el público ingenuo y tonto acepta con el ánimo de justificar la gloria póstuma de Balmaceda: mitos del salitre y de la revolución fraguada por los Bancos. El año 1891 fue un año santiaguino, de politiquería santiaguina y de bochinches, ajenos a la familia Edwards. Oí decir a mi padre que el no tenía nada contra Balmaceda. Sin embargo, él y todos los empleados del Banco Edwards se vieron constreñidos a obedecer a la patrona doña Juana Ross, en cuya casa se refugiaron varios curas que le hacían una pata repugnante.

Mi padre era entonces un pequeño empleado de doña Juana Ross, y la revolución era fraguada a distancia por el clero los figurones y las damas santiaguinas. Todo eso era ajeno entonces a una familia como la nuestra, apenas en formación, ubicada modestamente en la calle del Teatro, en Valparaíso. Si de manera tan categórica pusieron el apellido Edwards en la lista de judíos de la obra de Bohm, no me explico la causa de la ausencia de otros apellidos judíos chilenos tales como Aguiló, Band, Berstein, browne, Cohen, De la Paz, Ferrer, Corteza, Jordán, Levi, Lyra, Matte, Mathews, miró, Morris, Phillips, Picó, Sack, Simon, Simson, Uhlman, Zeger.

No hay comentarios: